Mariano Fernández Enguita: “La escuela sobrevive porque es obligatoria”

“Lo que es malo es el modelo que tenemos, pensado a medias entre la disciplina del convento y el porvenir de la disciplina de la fábrica”

El catedrático Mariano Fernández Enguita (Zaragoza, 1952) está considerado uno de los mayores expertos en educación. Sus opiniones sobre esta materia no dejan indiferente a nadie.

Enguita es tremendamente crítico con la escuela actual. En una reciente entrevista a El Diario de la Educación, con motivo de la publicación de su nuevo libro –Más escuela y menos aula-, ha ofrecido su visión sobre lo que falla en un sistema que ofrece “resultados poco claros”. “Antes la educación te llevaba a algo -asevera-; si eras pobre te hacías maestro, cura, secretario del ayuntamiento; ahora no está claro. Eso en conjunto es explosivo. Pero la gente no se puede ir: es obligatoria”.

Sin embargo, el catedrático aragonés es un gran defensor de la escuela, de otra escuela: “Hay mucho futuro y muchas posibilidades para la escuela, pero no para esta escuela que es un conjunto de aulas apiladas.”

 

 

Fernández Enguita  aboga por un aula ampliada o “hiperaula”, aunque para ello haya que romper con el estereotipo universal del aula como el centro del aprendizaje: “Da igual que sea tipo Matrix con los alumnos conectados a cables o hiperconsolas medio atómicas, siempre tienes el aula, con sus pupitres, sus alumnos alineados”.

Cambiar eso sin tener señales de lo que falla es muy difícil, sobre todo porque “a la escuela no se le va nadie, no tiene feedback más allá de ver a los alumnos suspender o aburrirse, por eso hablo de público cautivo”.

La escuela que tenemos está montada sobre ese modelo del aula apilada, “pero no es eso lo que vale para todo cinco horas al día, cinco días a la semana y durante 15 años, debemos y podemos conservar y cambiar la institución, y el cambio sustancial que hay que introducir es levantar el aula y reducirla a su justo papel”.

También reflexiona sobre el papel del profesorado en los centros educativos: “¿Quiénes nos convertimos en profesores? Los que mejor hemos sobrevivido a la escuela o nos ha gustado, incluso; nos quedamos, es lo que hemos aprendido a hacer; es difícil cambiar eso, sobre todo si no tienes señales.”

A este respecto, analiza muy críticamente otro de los males de la educación: la formación docente. “Creo que hace falta más ciencia en la formación del profesorado -afirma-, no porque piense que de la ciencia vamos a deducir qué hacer en el aula, sino que el profesor debe tener más capacidad de distinguir leyendas urbanas, mitos, ciencia, qué sabemos, qué sabemos que no sabemos.., es un sector muy dado a creerse muchas tonterías.”

Enguita considera fundamental el papel del director en la institución: “Lo que sí tengo claro, sea cual sea el origen del director, es que la dirección lo sea en materia de educación, (…) que una vez haya un proyecto haya una dirección detrás que lo lleve a cabo”.

Podéis leer el reto de la entrevista en este enlace.

Mariano Fernández Enguita (Zaragoza 1952) es catedrático de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido profesor, investigador invitado y conferenciante en universidades como Stanford, Wisconsin-Madison, Berkeley, el London Institute of Education, la London School of Economics, entre otras muchas.
Autor de 20 libros, entre los que destacan La profesión docente y la comunidad escolar, ¿Es pública la escuela pública?, Educar en tiempos inciertosy El fracaso y el abandono escolar en España(con L. Mena y J. Riviére). Fernández Enguita ha publicado un centenar de artículos en revistas académicas y capítulos en obras colectivas.

About the author: lekim-140596

You must be logged in to post a comment.