“La mayoría de las prácticas habituales en la escuela carecen de base científica”

José Ramón Gamo

La ciencia al servicio de la educación

No aceptaríamos que un o una médico nos operase con métodos de hace 100 años. Sin embargo, los métodos de la educación apenas han cambiado en el último siglo y medio. ¿Cómo es esto posible?

Como en cualquier otro campo de la actividad humana, nuestro funcionamiento debe basarse en datos y en evidencias. Saber cómo aprende el cerebro es básico para poder enseñar. Es lo que José Antonio Fernández Bravo denomina “enseñar desde el cerebro del que aprende”. Si no, seguiremos reproduciendo formas de aprendizaje que no soportan el mínimo análisis científico.

¿Cómo aprende nuestro cerebro? ¿Qué elementos intervienen? ¿Cuál es el mejor momento para abordar un determinado aprendizaje? ¿Cómo funciona la memoria?

Si no sabemos esto, ¿cómo queremos enseñar bien? La neuroeducación es el estudio de los mecanismos cerebrales al servicio de la educación, y la evidencia científica es primordial para poder mejorar en cualquier campo de la actividad humana, en nuestro caso para enseñar mejor.

 

“Estas dos frases acaban con una civilización: siempre se ha hecho así; y todo está inventado”

José Antonio Fernández Bravo

En Osotu nos formamos con referentes en educación que nos muestran porqué determinadas cosas sirven y por qué otras no lo hacen. Mar Romera, Javier Bahón, José Antonio Fernández Bravo, Angélica Sátiro o José Ramón Gamo, entre otros y otras, han desarrollado métodos y técnicas que se basan en la evidencia científica y en lo que hoy en día sabemos del cerebro.

En Osotu vamos a aplicar metodologías de aprendizaje de las matemáticas, las lenguas, las ciencias sociales, la tecnología, el arte, la música, la educación corporal, que sí cuentan con aval científico. Esto es fundamental. En Osotu no vamos a seguir utilizando algo porque “se ha hecho así siempre”. Ese argumento carece de rigor científico y es la base de todos los errores en educación. Errores que acaban pagando nuestros hijos e hijas.

Por supuesto, esta manera de enfocar la educación supone a su vez una evaluación y corrección constante de nuestros métodos. La formación continua y obligatoria de todo el equipo docente y no docente es una de las claves de Osotu.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario y realizar análisis estadísticos sobre su utilización. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinchando en el enlace.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies