Osotu es un proyecto educativo innovador cuya meta es que los niños y niñas alcancen su máximo potencial como individuos, para lo cual ponemos especial énfasis en el desarrollo integral de la persona, tanto en el ámbito emocional y social, como cognitivo. 

Osotu nace como una alternativa a la escuela tradicional y pone el foco en el respeto a los ritmos de aprendizaje del alumnado, destacando sus fortalezas para que logre un alto concepto de sí mismo. Nuestra piedra angular es la educación emocional, las pedagogas activas y el aprendizaje cooperativo, que vértebra toda nuestra propuesta de forma transversal y en todas la etapas.

Osotu Lanbarri es un colegio privado que comenzó su andadura como centro autorizado en septiembre de 2019, abarcando las etapas de educación primaria y secundaria. Paulatinamente nuestra oferta irá creciendo hasta abarcar también las etapas de infantil y bachillerato.

Una escuela para todos y todas

Todos los niños y niñas tienen derecho a una educación inclusiva que les permita alcanzar el máximo de su posibilidades y a educarse con sus iguales en seguridad y respeto.

OSOTU es un proyecto educativo que quiere cambiar radicalmente la forma en la que aprenden nuestros hijos e hijas, basándonos en lo que nos dice la ciencia sobre cómo aprende el cerebro humano.

Los ejes centrales de OSOTU son: adaptarnos a los ritmos de aprendizaje propios de cada alumno y alumna y crear un clima de respeto absoluto al individuo. Sabemos que aprendemos más y mejor cuando confiamos en nuestras posibilidades, cuando estamos seguros y seguras, cuando tenemos una experiencia significativa del proceso de aprendizaje.

Todas las personas somos diferentes y tratar de que todas aprendandamos de la misma manera resulta ineficaz y en muchos casos abusivo. Partir de la atención a las fortalezas de cada uno y una es una de las características fundamental de Osotu. Sabemos que todos los niños y niñas pueden aprender. Nuestro trabajo es averiguar cómo y construir a partir de ahí.

La base de OSOTU como proyecto es la educación emocional. Por tres razones fundamentales:

• La primera es que sin emoción no se puede aprender de forma significativa. 

• En segundo lugar, en OSOTU vamos a enseñar a alumnos y alumnas a reconocer sus emociones y gestionarlas. Esto es fundamental. No puede haber aprendizaje sin un estado emocional adecuado, y para ello debemos enseñar a aceptar nuestros estados de ánimo y reconducirlos. Esto es también una tarea de la escuela, es nuestra responsabilidad.

• En tercer lugar, al tiempo que comprendemos nuestras emociones y debemos aprender a respetar las de los demás. El enfado, la tristeza, el miedo... son normales.  El respeto hacia las emociones de todos y todas será el eje vertebrador de Osotu.

 

“La persona emocionalmente inteligente es aquella que sabe gestionar la emoción, en el momento adecuado y con la intensidad oportuna”
Mar Romera

 

Emocional y emocionante

Es responsabilidad ineludible del centro, de su equipo directivo y del personal docente y no docente, cuidar de que los ambientes de aprendizaje y el contexto global de Osotu proporcionen un estado emocional adecuado en los niños y niñas.

Debemos favorecer la relaciones entre el alumnado y gestionar los conflictos. El respeto entre unas y otros es fundamental, y en esta tarea todos y todas tomamos parte. 

Saber reconocer y gestionar la emociones y cultivar este clima de respeto mutuo será el alma de nuestro proyecto educativo. Pero en Osotu también vamos a cultivar la emoción de descubrir, y de sorprenderse, la emoción de aprender. Dicho en palabras de Mar Romera, hacer que el aprendizaje sea emocional y emocionante.

Educación no sexista

No se puede educar en el respeto sin una educación en igualdad. Igualdad de derechos e igualdad de oportunidades. Osotu tiene un programa propio de coeducación, desarrollado por expertas en esta materia, y es una parte básica de nuestro proyecto educativo.

La educación no sexista es un eje transversal de la propuesta educativa de Osotu; esto significa que está en la base de toda nuestra pedagogía y atraviesa contextos, materias y espacios de aprendizaje desde el inicio de la etapa educativa hasta su conclusión.

Creemos que sólo en la convivencia diaria entre niños y niñas se puede crear un clima de respeto absoluto a su identidad, sea cual sea. Sólo así podemos aspirar a que veamos al otro y la otra como un igual. No hay otra manera.